31 oct. 2013

A LOS QUE ESTUVIERON Y HOY NO ESTÁN...


Suena una música fúnebre, triste de desolación, 
por la pérdida, por tanto dolor...

Por aquellos que inculcaron nuestra niñez de alegrías llenas de sonrisas, 
de momentos inolvidables en nuestras vidas...

Pasamos de las carcajadas de las vivencias, 
a las lágrimas de desconsuelo, por tanta pérdida...

Bajamos el camino que antes recorrimos juntos, 
jugando, riendo, peleando... 
Ahora solos.


Sin vuestra presencia, tan solo quedan los recuerdos, 
los buenos, los malos, los chistosos, 
las ocurrencias de esta vida, 
envueltas en tragos amargos.

Hoy quiero recordar todo lo que aportasteis a mi vida, 
a mi entorno, quiero reflejar vuestra imagen en el mejor rostro, 
sin dolor, obteniendo el beneficio 
y la gran virtud de haber compartido con vosotros, 
tantos momentos....

Nostalgia, dolor, lágrimas, 
ya no estáis presentes, 
queda lo transcurrido en ese camino 
que juntos cruzamos en la vida, 
como los ángeles que vuelan a la nueva existencia, 
siempre seréis parte de la nuestra...

Hoy estoy triste, desolada, ya no estáis a mi lado...

Quiero recordaros con la mejor vivencia, 
con lo siempre an-helado, la vida, la alegría, 
la constancia de unos valores, 
los transmitidos y que siempre perdurarán en nosotros.

Hoy aunque ya no estáis, 
siempre permaneceréis en una parte de nuestro corazón, 
de nuestro pensamiento, 
inculcados lo aprendido, lo transmitido, a los nuestros, 
para que estos sigan conllevando esos valores de presencia, 
de humildad, de sosiego, de arrepentimiento en lo oscuro, 
de perdonar y admitir, como nuestra gran carta de presentación.

Hoy vuestro recuerdo, será historia en mi vida, 
en la vuestra, en la de todos.

Nunca se borrará de nuestro entorno, 
porque la existencia que dejasteis, 
fue la estrella más brillante 
que podremos admirar en nuestra vida, 

para siempre...



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Me dejas tu opinión.....

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

UN MUNDO MÁGICO

Calibrando La Vida

Calibrando La Vida
La Libertad de la Mente. Mar Galván