11 oct. 2012

LA MIRADA DE UNA IDENTIDAD




Baila junto a mí para dejar la luz en las nubes y soñar,
cuando suena el sonido de su dulce voz.

Hace suspirar, envuelve con la mirada.

Deja hacerte llevar hacia la nobleza de la inmensidad
de bailar en las letras humildes pasajeras, sin alterarse
se desliza, omite, dueña de sus aptitudes, admirada, admiro.

Me hace suspirar, sentir la nobleza de la mirada de sus ojos.

A ti te dedico estas letras, para bailar en el paisaje que te envuelve,
que me hizo soñar durante tres días en el paraíso de las emociones.

Trenzar un arcoíris, en libertad de esos parajes de tu tierra.

Quisiera encontrar siempre pasajeros en mi tren como tú,
esa identidad que te caracteriza, 
en soledad, como el agua fresca
de la mañana.

Dedicada a Lisete Osorio, por la nobleza de su mirada dulce y el soplo de su voz. 


© Mar Galván, © 2012. Esencia de Háfida., 


5 comentarios :

  1. Precioso Mar! Porque describes muy muy bien la esencia de Lisete! Una mujer cuya intensidad y pasión por la vida contagia a través de esa dulzura que irradia su sonrisa.
    Saludos y gracias por compartir esta mirada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mis pensamientos y letras estuve observandola durante tres días, además de coincidir luego en sacramenia. Me.pareció una persona increíble y es lo que transmitió. Plasmado en mis.letras.

      Eliminar
    2. Es tu esencia me alegro que te gustarán mis sencillas letras sin esquemas. Un beso guapisima

      Eliminar
  2. Hola Mar, me encanta(s). Gracias por este poema que me ha hecho sonreír... :):):):) esas vueltas que le das a las palabras, los significados, que siempre nos llevan un poco más allá. besooss, nos vemos entre vinos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayssss lisete. Eres tu esa esencia mejor sonreír que llorar . Optimismo y valores a los pensamientos

      Eliminar

Me dejas tu opinión.....

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

UN MUNDO MÁGICO

Calibrando La Vida

Calibrando La Vida
La Libertad de la Mente. Mar Galván