15 ago. 2012

EL MIEDO




Se levanta una voz, bien alzada al sondeo grave,
obstinada a los tiempos,
no es un susurro de dulce amor,
es ímpetu de una imposición.

Baja la mirada desconsolada,
sin destino que fluir, asiente con ella,
siente miedo de sentir.

Evita cruzarse con ella, obstinada
y sin predecir, fuera del entorno,
una vida de miradas aterradoras,
de las que no puede huir.

Susurra con su voz
casi ni se la puede oír, lamenta
no tener voz grave para poder huir,
evadirse en el aire, para dejar de sufrir.

Acorralada entre el amor del pasado,
amor de susurro, convertidos en ogros paseando a su lado,
se lamenta de no ser fuerte y
cruzar los sonidos más amargos.

Piensa en desvanecerse, como
humo en el aire, volar como cometa y
en la vida ausentarse, desconocida, sin nombre,
sin pasado, sin presente,
creer... en un futuro al aire libre,
Alzando la voz de su mirada
convirtiéndola en silabas,
cantando al aire,
dulce melodía de un comienzo.

Sin miedo....

Mientras...vive sin vivir,
duerme... sin dormir
sosteniéndose en un hilo pendiente de fluir,
asistiendo a las vanidades y los caprichos
de lo intolerante.

Se alza una mano invadida de dolor,
cuando antes era caricia a su amor,
desgarradora, lágrimas surgen de su corazón,
sin consuelo, sin entender la razón.

Sueña... soñando con la puerta de la libertad
manteniéndose miedosa y con fuerzas a cruzar.

Ya no sueña, cruza la puerta de la felicidad,
de dormir, de soñar, de vivir en libertad,
sin miedo a la voz que le alzaba,
suspirando en su nueva vida.

Un dulce caminar,
sin dolores, sin miradas,
sin pasiones deshonradas.

Sueña y vive al fin...

Su LIBERTAD.

Dedicada al maltrato, a la libertad de elegir tu propia vida sin ser infeliz…
Nosotras decidimos lo que queremos y lo que somos, sin imposiciones.... 



1 comentario :

  1. Es muy triste lo que esta pasando, ojala se pueda revertir. abrazo

    ResponderEliminar

Me dejas tu opinión.....

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

UN MUNDO MÁGICO

Calibrando La Vida

Calibrando La Vida
La Libertad de la Mente. Mar Galván