1 feb. 2012

El comienzo

Comenzó la austeridad a ese gran caballero, 
que por destino impropio recalco mis letras, 
sumergir mi oculta mirada entre velos, 
para pasar desapercibida entre ellos.

Flores, olores, las mejores esencias, 
con las mejores notas acompañados, 
yo prisionera, acorralada en mi misma,
me desvanezco en el aire, 
como si fuera una pluma, 
para volar y desaparecer.

Caminaba solitaria y sobria en el castillo de las vanidades, 
donde las mentiras mas impropias parecían verdades.

Sujetaba al hilo que sostenía mi templanza, 
vivía rodeada de austeridad, soberbia. 
Inquietudes no alcanzadas sin ser indiscreta.

Permití que instigaran en mi vida, 
rodeándome de lágrimas, 
los que mas me querían, inciertas palabras, 
no me querían solo deseaban hacerme daño.

Como damisela humilde a mis letras, 
contemple en ellos los sentimientos, 
desnuda el alma para sentirlos y llorarlos.

Quisiera ser el ultimo rincón de ese palacio, 
donde la vida se convierte en mentiras 
y acontecimientos desamparados, 
a cada cual su medida.

Quiero vacilar despacio,
bajo la sombra, sin ser vista, 
que me dejen apartada en la orilla, 
que yo saber mantenerme a flote.

Desaparecer de ellos, de todos, 
para que no me hagan mas daño, 
para que mis lágrimas se sequen de una vez por todas.

Quiero vivir en el palacio de la vida
donde los que están a mi lado, 
sea por como soy y me quieran.

Olvidar, olvidemos este amargo trago, 
que desgraciadamente acompañara mi destino siempre, 
como el lastre que arrastrar sin poder deshacerme.

Quiero salir corriendo de este palacio, 
sentir que todo ha sido un sueño
y el mañana sera distinto.





© 2011. Esencia de Háfida. © Mar Galván.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Me dejas tu opinión.....

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

UN MUNDO MÁGICO

Calibrando La Vida

Calibrando La Vida
La Libertad de la Mente. Mar Galván